El Gobernador de la Provincia, Juan Manzur, junto a la Ministra de Salud, Rossana Chahla recorrieron en conjunto con el Intendente Francisco «Pancho» Serra y las directoras del Hospital, Andrea Piredda, y Carolina Serra, el nosocomio local, donde se acondicionaron salas febriles exclusivas para una correcta atención ante posibles casos de coronavirus.

“Estamos viendo cada uno de los hospitales y su capacidad de respuesta. En este caso, el intendente ha puesto la estructura de la municipalidad a disposición para coordinar los esfuerzos en la atención. Muchos pacientes llaman por teléfono y son asistidos en sus domicilio”, expresó Manzur.

Vemos lo que esta pasando en el mundo y nos preparamos con la infraestructura, insumos y recursos humanos capacitados para dar respuestas”. dijo el gobernador.

Por su lado, la Ministra Chahla, aseguró que el hospital de Monteros es un “hospital ejemplo”, debido al trabajo coordinado con la intendencia en procura de mejorar y crecer. En este sentido, la funcionaria detalló que “estamos terminando una obra de importancia que tiene que ver con el Consultorio Febriles con entrada independiente para dar seguridad a trabajadores y pacientes”.

Chahla, explicó que en el sur los nosocomios cabeceras realizan un trabajo en red. “En el caso de Monteros y Aguilares se realizará la asistencia a pacientes que requiere una baja o mediana complejidad. En tanto que al Regional de Concepción se direccionarán los casos de alta complejidad. ” Este trabajao en red y coordinado es para poder dar respuesta a todos, no importa de donde sea”, fundamentó.

A su turno, el Intendente Serra explicó que trabajan hace un tiempo con el principal centro asistencial del departamento Monteros para brindar todo el apoyo que se requiere. “Estamos tomando medidas como lo exige la Nación y la Provincia”, aseguró.

“Este es un hospital de referencia en la provincia, que se adapta a lo que se vendrá en los próximos meses. Los monterizos podrán realizar de forma presencial o telefónica la consulta si empiezan con fiebre”, comentó el Diputado Nacional, Pablo Yedlin, quien también explicó: “es importante entender que en las próximas semanas todas aquellas personas que tengan fiebre y tos seguramente tendrán el virus. La gran mayoría podrá quedarse en casa tomando líquidos y paracetamol, cuidando la cuarentena de ellos y de su familia.

En siete días la enfermedad se cura y uno se reincorpora a la actividad normal, pero aquellos pacientes que en el transcurso de ese tiempo no mejoren  seguramente van a requerir internación y oxigeno. En este punto la gran mayoría va a salir airoso con ese nivel de complejidad y solo un pequeño numero de pacientes van a requerir terapia intensiva y desde este lugar serán derivados al lugar que haga falta”.