La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) ordenó este martes retirar del mercado más lotes de unas galletitas de marca Frutigran por no incluir en su etiqueta la frase de advertencia “puede contener leche”.

Se trata de las galletitas semilladas con avena, chía y lino (sin colesterol), marca Frutrigran y cabe recordar que a principios de febrero, el organismo de control había prohibido la venta de otras partidas de este producto por las mismas razones.

La decisión se anunció a través de la Disposición 627/2020 publicada este martes en el Boletín Oficial y alcanza a todos los paquetes de este producto que tengan fecha de elaboración anterior al 12 de enero de 2020 y que no consignen en su rótulo la mencionada declaración de alérgenos.

En la parte de atrás del paquete, donde se anuncian los alérgenos, no se menciona la posibilidad de contaminación con leche.

Tras ser advertida sobre esta situación, la firma Granix anunció que comenzaría a envasar las galletitas en nuevos paquetes que sí incluyan la frase de advertencia.

“Se informa a la población susceptible a reacciones alérgicas a la proteína de la leche que la empresa Asociación Argentina de los Adventistas del 7° día se encuentra realizando el retiro del mercado de ciertos lotes del siguiente producto. Esta medida se decide a partir de la investigación y acciones de fiscalización y gestión de riesgo realizadas por la Dirección de Industrias y Productos Alimenticios (DIPA) del Ministerio de Desarrollo Agrario (MDA) de provincia de Buenos Aires sobre dicho producto a partir de una denuncia recibida por INAL- ANMAT”, informó la compañía en un comunicado emitido a comienzos de este mes.

Desde ANMAT informaron que la prohibición sólo afecta a las galletitas semilladas con avena, chía y lino, porque las otras variantes también elaboradas en la misma línea de producción sí tienen rótulos que aclaran que el alimento en cuestión podría contener leche.

Por otra parte, la ANMAT también prohibió el uso, la comercialización y la distribución en todo el territorio nacional de todos los productos elaborados por el establecimiento “Fatto in casa», ubicado en la provincia de Córdoba, por un escabeche de jabalí que le habría provocado botulismo a varios consumidores.