La cultura latina se apoderó al menos por un rato del Super Bowl LIV gracias al show que animaron las artistas Shakira y Jennifer Lopez junto a los cantantes de reggaetón Bad Bunny y J Balvin, sorpresas del espectáculo de medio tiempo.

“Es un momento muy importante para homenajear a los latinos y recordar la fuerza que somos en este país y en el mundo», había adelantado el jueves la colombiana quien brilló este domingo en Miami, el día de su cumpleaños.

El espectáculo arrancó con un show de fuegos artificiales. Shakira fue la que comenzó cantando She Wolf. Luego, fueron ocho estribillos los que interpretó la artista sudamericana que hizo vibrar al estadio con letras en inglés que todo el público siguió con cánticos y aplausos. Whenever, Whatever, fue otro de los éxitos que se oyó.

na multitud de bailarines, cerca de 3.000, se sumó al campo de juego para armar una coreografía multitudinaria, a la que después se agregó Bad Bunny con Me Gusta. El idioma español recién se sumó con Chantaje. Luego, la colombiana cerró con Hips don’t Lie.

Tras la espectacular performance de la sudamericana, apareció Jennifer Lopez en otro escenario. Primero bajó desde un caño y luego se sumó a la coreografía con varios bailarines que la acompañaron en Jenny from the Block.

JLo, al igual que la colombiana, apostó por canciones nuevas, pero también con clásicos como Waiting For Tonight . Luego, fue J Balvin quien se unió a ella para ponerle reggaetón a la noche de Miami.

Pero el gran momento del domingo fue cuando sonó Le’ts Get Loud, con un coro de niños encabezados por la hija de la cantante boricua, Emme Maribel Muniz. Fue entonces cuando JLo sorprendió al desplegar una bandera de Puerto Rico. 

Inmediatamente después apareció el famoso Waka-Waka del Mundial de fútbol 2010 que también cantaron las dos artistas al grito de “Fuerza latinos”.

Finalmente, el show se apagó con un poco de salsa y baile de ambas.