Foto de archivo.

Monteros se cocinará a fuego lento durante este fin de semana. Hoy la máxima se situó en los 35° cerca de las 17, y la sensación térmica trepó a los 38°, y esto solo es el comienzo.

Para mañana sábado el Servicio Meteorológico Nacional pronostica una máxima de 36° y una mínima de 21°.

Para el domingo la temperatura subirá un par de grados más y se prevé una humedad alta para todo el día.

Recién el lunes llegaría el alivio y en forma de tormenta eléctrica, según lo pronosticado por el SMN.

Como prevenir los golpes de calor

Una ola de calor se define como un período excesivamente cálido en el cual las temperaturas máximas y mínimas superan, por lo menos durante 3 días consecutivos y en forma simultánea, como lo viene padeciendo Monteros en esta semana.

  • Hidratate, tomá agua con mayor frecuencia (aún cuando no sientas sed). Procurá siempre consumir agua segura.
  • Evitá bebidas con cafeína o con azúcar en exceso, muy frías o muy calientes.
  • Preferí consumir frutas y verduras y evitá las comidas abundantes.
  • No realices actividad física intensa.

Con los más chicos:

  • No esperes a que pidan agua. Ofreceles continuamente líquidos, preferentemente agua o jugos naturales. En el caso de lactantes es recomendable darles el pecho de manera más frecuente.
  • Procurá que vistan con ropa holgada, liviana, de algodón y de colores claros.
  • Bañalos y mojales el cuerpo con frecuencia.
  • Evitá que se expongan al sol, especialmente de 10 a 16 horas. Luego de este horario colocales gorro y protector solar.
  • Mantenelos en lugares bien ventilados o con aire acondicionado (ya sea en tu casa o en lugares públicos).

Prestá atención a signos de alerta como: sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, mareos o desmayo, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, entre otros.

En los bebés, es importante asegurarse de que la piel no se encuentre muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal.