Ayer por la noche el Río Caspinchango de la comuna de Santa Lucía, debido a las inclemencias del tiempo desbordó. El personal policial comenzó los controles correspondientes por la zona afectada y detectó a un grupo de personas anegadas por la lluvia.

Al tomar contacto con las mismas se pudo saber que eran 3 familias, las cuales fueron trasladadas en una primera instancia a la comuna, para recibir las primeras medidas de seguridad. Luego fueron ubicadas en el edificio de la Escuela Benjamín Zorrilla donde pasaron la noche.

Una de las personas auxiliadas padece de parálisis a consecuencia de un ACV, por lo que fue puesto en observación en el hospital y se verificó que se encuentra fuera de peligro.

La policía continuó con el control en las zonas con mayores complicaciones, como el en barrio Zabaleta y auxilió a dos familias más. Estas fueron evacuadas y resguardadas en la escuela Benjamín Zorrilla.

En la institución se hizo presente el delegado, Roberto Barrera, junto con su equipo de trabajo al momento de iniciar la tormenta para poder coordinar con las fuerzas de seguridad el trabajo que se realizaría durante toda la noche.