1- El viernes 22 de noviembre, dos allegados a la sobrina segunda de José Alperovich asentaron sendas denuncias por abuso sexual por hechos ocurridos en Buenos Aires y en Tucumán, entre 2017 y 2019.

2- La sobrina segunda del ex gobernador, quien había trabajado con él, anunció las presentaciones con una carta abierta en la que relató crudamente el calvario que dijo haber padecido por Alperovich.

3- Tres horas después de la difusión de la carta, Alperovich emitió un descargo en las redes sociales: negó los hechos, aseguró que fue extorsionado, que es inocente y divulgó la identidad de su sobrina.

4- La entonces vicepresidenta Gabriela Michetti se comunicó con la familia de la víctima para ponerse a disposición y adelantó que activaría un protocolo contra violencia machista en el Congreso.

5- El 25 de noviembre, la víctima ratificó la denuncia que había presentado en los Tribunales tucumanos por los hechos que ocurrieron aquí. Resta que ratifique la denuncia por los hechos ocurridos en Puerto Madero.

6- Alperovich retornó ese día al país desde Miami, donde vacacionaba. Un día antes había había presentado un pedido de licencia por tiempo indeterminado, sin goce de sueldo, para “desbaratar la infamia y reparar mi honor”.

7- El 27 de noviembre, el Senado aprobó por unanimidad la licencia de Alperovich, por seis meses y sin goce de sueldo. 

8- El 2 de diciembre, la sobrina del senador ratificó la denuncia en Buenos Aires, en donde declaró durante más de cuatro horas. Antes lo había hecho en Tucumán. 

9- Una semana después, el juez porteño Osvaldo Rappa se declaró incompetente de continuar con la investigación contra el ex gobernador, y ordenó que el expediente pase a la Justicia tucumana. La decisión fue apelada por el fiscal Santiago Vismara y luegoMariano González Palazzo, vocal de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional, revocó el fallo de Rappa.

10- En Tucumán, en paralelo, el juez Facundo Maggio también se declaró incompetente y envió el expediente a Buenos Aires. La audiencia de mañana, convocada por Enrique Pedicone, vocal de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción, servirá para resolver si la investigación debe ser desarrollada en la Justicia local o en la Justicia Nacional con sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Podrán participar las partes y será abierta a la comunidad, a partir de las 10. 

Fuente: La Gaceta