Hugo Molina tiene tres años, toca el tambor y en la noche del lunes se convirtió en el ganador más joven de la historia de todas las ediciones mundiales de Got Talent, el concurso de Telecinco en el que sus participantes demuestran sus habilidades artísticas ante un jurado.

Hugo, acompañado de un coro, interpretó con su tambor en la final el villancico Campana sobre campana, pero no se enteró hasta el día siguiente que había ganado.

Su actuación había sido grabada horas antes para que el pequeño pudiese dormir y no rompiese su rutina. Fue su padre el que estuvo en el plató representando a su hijo, que con la victoria se ha hecho con los 25.000 euros del premio.

Al finalizar la actuación del niño, el programa emitió un vídeo en el que el Secretario de la Conferencia Episcopal en España, Luis Argüello García, le anunció que el papa Francisco lo ha visto actuar en el programa, quiere conocerlo y que lo recibirá después de las vacaciones de Navidad.

Hugo se hizo famoso desde su primera actuación y sus actuaciones han sido muy comentadas en las redes sociales. El pequeño aprendió a tocar con las baquetas de forma autodidacta con dos años viendo vídeos de YouTube, contaron sus padres en el programa Viva la vida, al que acudieron con el niño.

La decisión final

Fuente: El País