La dirección General de Drogas Peligrosas (Digedrop), realizó desde las 6 de la mañana, cinco allanamientos en Monteros. Además en forma simultanea se hicieron otros diez procedimientos en Simoca y Concepción.

En diversos barrios de la ciudad, se incautaron 50 bochitas de cocaína, tres piedras compactadas de cocaína y un recipiente con hojas secas de marihuana, además de una balanza de precisión, 12 celulares y más de $25.000. Además, se encuentran 7 personas demoradas a disposición del juez federal.

Dos de los cincos domicilios, corresponden a una familia (padre e hijo), que se dedicarían al narcomenudeo en Monteros y pueblos vecinos. En cercanías del Río Pueblo Viejo también se allanó una vivienda por la misma causa.

Doce meses de investigación

Tras un año de investigación, los efectivos realizaron las medidas por orden del juez federal N°2, Fernando Poviña, en el marco de una causa que investiga el fiscal federal N°1, Carlos Brito. En los procedimientos, participaron 15 equipos investigativos de Digedrop Capital, Este, Oeste, Norte y Sur, a cargo del Comisario Manuel Castaño, y fueron supervisados por el Jefe de Policía, Manuel Bernachi, y el Subjefe, Rolando  Gómez.