Por estos días, la ruta 38 comenzó a coparse de caminantes, ciclistas y motociclistas que viajan hacía San Fernando del Valle de Catamarca para rendirles tributo a la Virgen del Valle.

Desde el sábado a la madrugada, la Municipalidad de Monteros colocó una carpa en el acceso principal a la ciudad, donde se asiste con médicos, enfermeros, alimentos y bebidas a los peregrinos que vienen desde el norte y de los Valles Calchaquíes.

En sillas de ruedas, en bicicleta, a píe, en compañía de amigos, de mascotas atraviesan Monteros por la traza vieja. En todo el trayecto son acompañados por móviles o motociclistas del municipio, quienes brindan además de asistencia, seguridad a los peregrinos.

Personal del área de Salud y Acción Social, Guardia Urbana, Defensa Civil y Tránsito, se encuentran apostados las 24 para brindar asistencia a las personas que lo requieran.

Hasta el 7 de este mes, la carpa estará disponible de manera gratuita para los peregrinos.