Ver sus obras en pinturas o elementos no convencionales para su época, escuchar las mil anécdotas que lo tienen como actor principal de ideas exóticas, como hermosas, hacen de la figura de Rodo Bulacio un ser emblemático de la cultura local, que finalmente ayer tuvo uno de los reconocimientos más grandes, no solo para su familia, sino para toda la comunidad: ser declarado de Interés Cultural Nacional.

En un acto cargado de recuerdos y análisis de sus obras, el artista monterizos fue homenajeado por referentes nacionales del arte y la política. luego de un recorrido por las vías administrativas, la obra y el artista fueron destacados en la Cámara de Diputados como valor cultural nacional.

El anunció se realizó en la Fundación Las Margaritas, donde la familia, amigos y la comunidad se congregó para presenciar además la apertura de su obra, con su marca distintiva en cada una de ellas, o como los mismos artistas indicaron: el sello de Rodo se reconoce en sus trazos, colores, formas y composición. Sin embargo, cada pieza es única.

La diputada Terecita Villavicencio, quien gestionó en el recinto legislativo el documento que acredita lo expuesto, indicó lo importante que es para la construcción de la cultura tucumana, contar con un referente en este campo artístico (la pintura). «Monteros debe sentirse orgulloso de lo que tiene y seguir edificando y apostando al arte local, por el desarrollo de los jóvenes».

Por su lado, el Presidente Subrogante de la Legislatura, Regino Amado, quien se encuentra a cargo de la gobernación, celebró este distinción y expresó su orgullo por la revalorazición de la obra el artista monterizo. «Es un patrimonio cultural importantisimo no tan sólo para la ciudad sino también para la provincia».

A su turno, el Intendente Francisco Serra ha destacado la obra de «Rodo» como un símbolo para todos los monterizo. «La cultura de la ciudad ha dado artistas increíbles en todos sus ámbitos, y Rodolfo es uno de ello a través de su arte que hoy perdura y perdurará para siempre».

La presidenta de la fundación y madre del artista fallecido Olga Rosa Jiménez de Bulacio se la vio emocionada por el logro alcanzado. La terraza de la Fundación brilló con un aire especial entre lágrimas de felicidad, la memora viva del artista y el orgullo de quienes lo conocieron y ver que al fin se lo reconoce como una marca de la identidad local, como representativo de Monteros a nivel nacional.