«¿Por qué valorizar el Patrimonio Industrial?», esa fue la pregunta disparadora, ayer por la noche en el Salón de las Mujeres, para que los monterizos reflexionen sobre el tema, guiados por la Dra. Gracia Dorel-Ferré, proveniente de Francia, en el marco de un acuerdo entre la provincia y dicho país, por el cual Monteros se benefició con la conferencia exclusiva de la profesional.

Dorel-Ferré es una experta en patrimonio industrial, con años de investigación en el tema en Francia, en especial sobre los pueblos obreros, por ello la historia de Tucumán y sus ingenios azucareros fueron considerados para la profesional como un atractivo único.

En entrevista con los medios locales la doctora indicó al respecto de la industria local «Es increíble. Este conjunto de pueblos azucareros merecerían tener una proyección internacional y ser presentado a la lista del Patrimonio Universal de la UNESCO. Vale la pena promoverlo».

Por su parte, el intendente Francisco Serra destacó que fue una noche de mucho aprendizaje y que el camino es el de «proteger, cuidar nuestro patrimonio industrial, como es la actividad azucarera, que sigue siendo una de las actividades económicas más importantes. Esta conferencia fue una gran ayuda para entender por dónde se debe comenzar para la revalorización de lo que tenemos».

Serra adelantó que dentro de las línea de proyecto está la de un museo, centro comercial a cielo abierto, dirigidos al desarrollo netamente turístico. Además reveló que económicamente sería una actividad redituable para la comunidad.

Por último dialogó con MONTERIZOS, el Dr. Daniel Campi, investigador tucumano del CONICET, quien contó que «Tucumán es azúcar y se está conformando un proyecto binacional conformado por investigadores de Tucumán y Francia para impulsar un proceso de puesta en valor del patrimonio industrial local azucarero, en el cual se incluya lo material edilicio que quedan junto con lo cultural. Ya se comenzó a trabajar en otro puntos de la provincia como en Lastenia y en San Pablo».

Al ser consultado sobre las dificultades para llevar adelante el incipiente proyecto indicó que no serían tanto técnicas, pero sí culturales, es decir: «prejuicio, desidia o falta de interés en cuidar lo histórico, ya que muchas personas creen que ‘progreso’ es sinónimo de tirar lo que ya no se usa. Tampoco se trata de ver el pasado con perspectiva nostálgica, sino de valorarlo para comprender por qué estamos en donde estamos y como enseñanza que nos deje un futuro mejor».

En cuanto a la visión cultural y la diferencia entre la idiosincrasia local y europea indicó que «En Europa llevó décadas trabajar le tema y es uno de los grandes ingresos que tiene, es turismo cultural, pero eso llevó tiempo y para ello se necesitan campañas y el interés político. No hay que olvidar que con eso se construye también ciudadanía, porque el cuidado nos implica a todos».

Se destacaron las participaciones en el encuentro también del Pte. Subrogante legislador, Regino Amado; del legisldor Antonio Ruíz Olviares; de la Subsecretaria de Relaciones Internacionales, Virginia Ávila y del empresario Juan Carlos Rosso.