Una niña de 12 años abusada sexualmente por un vecino en Aguilares será inducida a un parto prematuro porque corre peligro su vida. Así lo adelantó ayer Cintia Britos, letrada que representa a la familia de la víctima.

“No se trata de un aborto sino de un procedimiento mediante el cual se le adelanta el parto. En primer lugar la cavidad matriz es muy reducida para el desarrollo del feto, que pesa unos 300 gramos”, precisó la profesional a LA GACETA.

Britos aclaró que por ahora no se realizó un pedido formal de los padres o de la propia niña a fin de que se aplique el protocolo de Interrupción Voluntaria del Embarazo (ILE). La niña registra un embarazo de 21 semanas.

“A la madre se le comunicó sobre la necesidad de adelantar el parto. Ella está muy shockeada y por ahora no nos hizo ningún comentario sobre lo que piensa acerca de la criatura en gestación”, agregó.

El acusado de abusar de la niña fue presentado ayer en audiencia pública en los tribunales de Concepción, que fue presidida por el juez Roberto Flores. El hombre, de 25 años, mostró tener dificultades motrices y un aparente retraso madurativo.

El fiscal Héctor Fabián Assad, de la Unidad Fiscal de Delitos de Violencia de Género y Abuso Sexual, comunicó que ese ministerio público lo imputaba de dos delitos: el de abuso sexual con acceso carnal, del que resultó víctima la menor de 12 años, y el de abuso sexual simple, que sufrieron dos hermanos de la niña. Ambos se habrían concretado en diferentes ocasiones, aprovechando que las víctimas se encontraban solas.

Finalmente Flores, a pedido de la fiscalía y de la querella, le impuso una prisión preventiva domiciliaria por 90 días, la que deberá cumplir con la pulsera electrónica.

Durante la audiencia el letrado José Roberto Gómez, de la Defensoría de la Niñez, Adolescencia e Incapacidad, el fiscal Asad y la querellante Britos coincidieron en la necesidad de que el imputado sea sometido a una serie de estudios psicológicos y psiquiátricos fin de que se determine con certeza si se encuentra o no en condiciones de entender la criminalidad de sus actos.

“Este pedido es necesario a fin de evitar en el futuro algunas impugnaciones o anulaciones del proceso que se puedan presentar en el futuro”, advirtió Gómez.

Un primer informe de la médica de la policía, Sonia Boggio, asegura que el imputado tiene incapacidad motriz parcial. pero no mental. Este diagnóstico fue tomado en cuenta sólo como una referencia.

En la audiencia de ayer declaró ante el juez Flores la madre de la niña abusada, que solicitó que fueran retirados los periodistas y los parientes de la sala. El magistrado accedió. En cambio el acusado se abstuvo a declarar.

De todos modos insistió en que no entendía de los delitos que se lo estaba acusando.

Fuente: La Gaceta