Evo Morales anunció este domingo su renuncia a la presidencia de Bolivia, luego que la Organización de Estados Americano (OEA) pidiese la repetición de las elecciones presidenciales del pasado 20 octubre.

El Presidente brindó una conferencia de prensa en la localidad de Chimoré junto al vicepresidente, Álvaro García Linera, quien también dimitió a su cargo. Ambos informaron que enviaron su renuncia a la Asamblea Legislativa

Evo Morales había convocado a repetir los comicios, en los que buscaba su cuarto mandato consecutivo, tras el informe de la OEA que denunciaba fraude en la primera vuelta electoral.

Morales explicó que su decisión fue tomada “para que (Carlos) Mesa y (Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a mis hermanos, dirigentes sindicales”, en referencia a ataques sufridos por funcionarios del oficialismo. Por ello, instó a los líderes opositores a reducir la violencia que azota a gran parte de l territorio nacional.

“No nos moveremos de las calles hasta que el dictador, el asesino se vaya de Palacio”, advertía antes de conocerse la noticia la ex candidata boliviana Ruth Nina, que preside una asociación de esposas de policías, en las puertas de un cuartel de La Paz, donde se hallan amotinados desde el sábado decenas de uniformados. Un policía ataviado con una máscara negra corrobora lo dicho por Nina y anuncia que junto con centenares de jóvenes continuarán en las protestas contra Morales.

Los policías alzados y los manifestantes civiles se encuentran custodiando la Plaza de Armas, donde está la Casa de Gobierno, para evitar el ingreso de fuerzas campesinas leales a Morales. Morales no controla la policía desde el viernes, cuando comenzaron. (Agencias)