Luego de 11 meses de trabajo conjunto, podrían liberar en diciembre la primera pareja de tucanes rehabilitados en el marco del Proyecto Tucán, que busca reintroducir la especie en la selva tucumana.

Con los cinco ejemplares recién llegados de Mendoza, crece la expectativa de los profesionales que llevan adelante el proyecto desde enero de 2019. Estos ejemplares se suman a los cuatro con los que ya se venía trabajando y suman un total de 9 tucanes que alientan la ilusión de volver a habitar en la selva.

Si bien las aves fueron encontrados en diferentes puntos de Mendoza, todas provenían del tráfico ilegal de fauna. Tres tucanes fueron donados por el Ecoparque y los otros dos por la Dirección de Flora y Fauna de la provincia de Mendoza.

“El tráfico ilegal de fauna que pasa de Argentina a Chile, por lo general se hace por la provincia de Mendoza”, explicó a eltucumano.com Diego Ortiz, biólogo especialista en aves de la Reserva de Horco Molle y miembro del proyecto.

Estas aves se quedarán en Tucumán en el marco del proyecto, con la posibilidad de ser devueltos a su hábitat natural. “Si es que pasan un examen sanitario que pruebe que no están enfermos, y después de evaluaciones de su comportamiento, van a ser puestos con otros tucanes para evaluar su posibilidad de liberación”, explicó. 7 Por el momento, las cinco aves trasladadas desde Mendoza, se encuentran en etapa de cuarentena en la Reserva de Horco Molle donde se les toman muestras de sangre, de materia fecal y líquidos corporales, para enviar a los laboratorios que realizan los análisis virológicos o bacterianos. “Es para saber si los animales están enfermos y evitar que contagien a otros animales, o que alguna condición de salud les pueda producir la muerte”.

Una vez que abandonan la cuarentena, son enviados a la Reserva de San Pablo, donde tienen el espacio de entrenamiento, vuelo, y se trabaja en la habituación junto a otros tucanes, para ser liberados en caso de ser posible.
Ortíz realiza un balance positivo a dos meses de cumplir un año del funcionamiento del proyecto a pesar de haber recibido poca cantidad de ejemplares. “Hay que tener en cuenta que se trata de un proyecto a 10 años. La mayoría de los proyectos de reintroducción o reforzamiento de fauna se plantean a muchos años, mínimamente a 10, teniendo en cuenta la especie de la que se trate y el estado en el que estén”, detalló.

En esta dirección, relató que tuvieron un número bajo de animales que ingresaron, de los cuales la mayoría no estaba en condiciones para ser liberados. “Muchos tenían ciertas actitudes comportamentales que no nos permitían liberarlos, si tenemos un tucán que no es capaz de encontrar frutos porque no sabe porque no ha aprendido, no encontrarán los furtos naturales y eso lo terminaría matando. Supongamos que puede encontrar los frutos nativos, pero a su vez no le tiene miedo al hombre, se acercaría a las casas y lamentablemente, acá no tenemos conciencia muy grande, a pesar de las tareas educación ambiental, por lo tanto la liberación terminaría dañando al animal”, explicó.

Por otro lado, subrayó que a algunas provincias como Jujuy y Salta que tienen tucanes en cautiverio y sufren el tráfico ilegal, les está costando por distintos motivos derivar animales al proyecto. “Tenemos convenios con todas estas provincias y hemos pasado por años bastante complejos y los recursos son escasos”, dijo.

De la población que forma parte del proyecto, algunos ejemplares se encuentran en cuarentena, otros están en condiciones de ser liberados y algunos no podrán ser liberados. “Estuvimos evaluando la posibilidad de crear núcleos reproductivos en cautiverio con aquellos ejemplares que por diferentes razones no puedan ser liberadas, de modo que sus pichones, si puedan ser liberados”, añadió y agregó, «liberaremos una o dos parejas en diciembre. Serían los primeros tucanes liberados, que vuelven a la naturaleza en la provincia, después de rehabilitarse”, anunció.

El rol de los tucumanos en la recuperaciónde la especie

Por último, el especialista destacó la importancia de comprometerse para reinsertar a estos animales a su hábitat natural. “El rol de la sociedad es primero disfrutar de estos animales y entender que la naturaleza es nuestra, no para explotar ni dañarla, sino para disfrutarla. Apreciar a los tucanes cuando se acerquen a los jardines de nuestra casa o verlos en un paseo por el cerro”, remarcó.

También llamó a los tucumanos a involucrarse en estos procesos de reinserción de la especie. En este sentido, instó a denunciar el tráfico ilegal fauna einvitó a quienes tengan tucanes en sus casas a donarlos para el proyecto. “Por más que no esté preparado para ser liberado, puede de todas maneras formar parte de proyecto, no va se puede usar para educación ambiental, o para reproducirlo. Estar mejor en un proyecto, reutilizara para reproducirse, o para enseñar» concluyó.

Fuente: El Tucumano