Un procedimiento sin precedentes para la región, con más de 40 allanamientos en diferentes puntos de la provincia, para tratar de desbaratar lo que sería una banda de estafadores.

En Monteros, los equipos del Ministerio de Seguridad de la Provincia, y del Ministerio Público Fiscal allanaron carpas de la comunidad gitana a la altura de la ruta 38.

Desde temprano, helicópteros, camionetas y móviles policiales llegaron hasta el lugar con el fin de proceder a detenciones y a secuestrar documentación por una investigación llevada adelante por la Fiscal Mariana Rivadeneira y ordenada por el Juez Facundo Maggiio.

Los procedimientos se encuentran todavía en curso y hasta el momento arrojó como resultado once detenciones (una en Monteros) y se procedió al secuestro de veintisiete armas de fuego (entre escopetas, pistolones, revólveres, pistolas), alrededor de 100 municiones, computadoras, celulares, joyas y dinero en efectivo (aproximadamente $ 500.000 y U$S 18.000). Se esperan más detalles del caso tras la finalización de los mismos

“Desde el mes de mayo que el ECIF toma a cargo esta investigación, por pedido de la doctora Mariana Rivadeneira, en virtud que había muchas personas damnificadas por estafas con la compra y venta de vehículos”, indicó Eugenio Agüero Gamboa, coordinador general del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales del MPF.

“Estamos hablando de unas 60 víctimas”, agregó Agüero Gamboa, quien destacó que las tareas comprendieron cruces de información y un trabajo en forma coordinada con la División de Delitos Telemáticos de la Policía de Tucumán.

Modalidad

Según trascendió, muchas personas damnificadas con las estafas por la compra de vehículos residen en las provincias de Salta, San Luis, Corrientes, Chaco, Santa Fe y Buenos Aires, quienes eran engañadas con una publicaciones a través de diferentes redes sociales en las que los estafadores ofrecían a la venta un vehículo a un precio inferior al real y con facilidades de financiación. También recibían otros vehículos y dinero a cambio de los mismos.

Segundo caso en menos de 40 días que involucra a la comunidad gitana de Monteros

En la última semana del mes de septiembre, policías de la vecina provincia de Santiago del Estero, llegó a una carpa de la comunidad gitana de Monteros con el fin de rescatar a una menor que habría sido vendida.

Una gitana había manifestado en ese momento que la menor se había casado con un adolescente residente en Monteros, donde convivía desde hace seis meses, pero días atrás ésta la había llamado para avisarle que era víctima de violencia por parte de sus suegros y cuñadas, consignó el Diario Liberal, de la capital santiagueña.

La joven era maltradada por cuñadas y suegras en las carpas. El clan romaní, de la ciudad de la Banda, pudo reencontrarse con la menor tras los allanamientos,