Veinte horas después del cierre de urnas en Bolivia, el Tribunal Supremo Electoral confirmó que el recuento provisorio de las elecciones fue suspendido y que podría demorar hasta 8 días.

De esta forma, ha dejado congelada definitivamente la transmisión de los Resultados Electorales Preliminares en un 83,7 por ciento de las actas verificadas en los centros de votación, que hasta esa cifra perfilan una segunda vuelta entre Evo Morales y Carlos Mesa.

Según los datos del TREP ese porcentaje del escrutinio, Mesa obtenía 38,16% frente al 45.28% de Morales.

Esta decisión, ha generado malestar en la Comunidad Ciudadana, un fuerte reclamo de la misión de observadores de la OEA y el pedido del candidato opositor a una vigilia ciudadana por parte de la ciudadanía.

Según el opositor, el TSE ya tiene 100% de los votos y que las cifras totales confirmarían la segunda vuelta y argumentó que lo único que justifica que no se publiquen es un intento del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) de ajustar esos datos para que Evo pueda tener los 10 puntos de diferencia con su rival que le permiten la reelección sin segunda vuelta.

Por su parte, la presidenta del TSE, María Eugenia Choque, justificó la determinación de dejar en suspenso la transmisión hasta un 100 por ciento con el argumento de evitar una “confusión” con el inicio de los cómputos oficiales en cada uno de las nueve regiones de Bolivia.

La misión de observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) reclamó también al órgano electoral que justifique por qué detuvo la transmisión del recuento, al considerar «fundamental» que se desarrolle de «manera fluida».

De confirmarse estos datos preliminares, ningún candidato logra el 50% necesario para ser proclamado vencedor en primera vuelta, ni el 40 con diez puntos de ventaja sobre el segundo, por lo que los dos más votados, Morales y Mesa, irían a un balotaje en diciembre.

El candidato de la alianza opositora Bolivia Dice No, el senador Óscar Ortiz, cuarto por ahora con el 4,32%, anunció que cederá el voto para Mesa en una segunda vuelta.

Por su parte, el tercero con el 8,74%o, el pastor presbiteriano de origen coreano Chi Hyun Chung, candidato del Partido Demócrata Cristiano, mostró su disposición a dialogar con Mesa y descartó que lo vaya a hacer con Morales.

La oposición boliviana se presentó a los comicios dividida en ocho candidaturas frente a Morales, que gobierna desde 2006 y se ha convertido en el presidente con más tiempo en el poder en la historia del país.

El primer presidente indígena salido de las urnas en Bolivia siempre había ganado por mayoría en primera vuelta.

Fuente: Cadena 3