La lluvia no dio tregua durante la última jornada del festival, pero nada impidió que miles de personas digan presenten en el Gimnasio Municipal, y mucho menos iban a dejar de bailar.

«Que baile la Telesita dulce y fragante como las flores…» dice la chacarera Alma de Rezabaile, y una pareja monterizas lo bailaron, sin que les importe el agua, ni el barro, ni el frío. La danza apaciguó las inclemencias del tiempo. Monteros de la Patria fue fiesta en cada rincón del predio.

El agua se volvió cómplice para el baile de estos dos jóvenes, que encontraron en un gran charco el lugar perfecto para danzar sin intromisiones, haciendo honor a la poesía que sonaba por altos parlantes: «Telesita, Telesita te has vuelto lluvia, te has vuelto luna..»