Facundo Luis Vázquez y Noelia Giudice son los policías “héroes” que le salvaron la vida a la pequeña de tres años cuando su madre tenía intenciones de arrojarla al vacío desde un puente de El Colmenar. Los agentes de Patrulla Motorizada de Las Talitas fueron felicitados por sus compañeros por su desempeño y contaron lo vivido el domingo por la tarde.

“Cuando estaba haciendo el relevo escuché que una mujer se encontraba con una niña en sus brazos a la vera del puente con actitud de arrojarla al vacío. Le pedí permiso a mis jefes y me dirigí hacia el lugar. Cuando llegué, vi una situación bastante crítica, dado que la madre la sostenía a la niña en sus brazos para arrojarla, sin querer mediar palabra con las personas que la rodeaban», comienza con su relato Vázquez, emocionado.

Sin embargo, para él como para su compañera, el rescate no fue nada fácil. «Al acercarme a la mujer, y ver mi uniforme, su actitud se tornó más difícil. Ahí comencé a realizar una mediación acorde a lo que aprendimos en la Escuela, me saqué el casco, el arma y el pasamontañas tratando de hacer uso de la palabra para tranquilizarla, ya que se encontraba con una actitud prepotente y desafiante”, continuó el agente de 24 años, quien se desempeña en la Policía desde 2017.

Luego, agregó: «mientras intentaba calmar a la mujer para que saque a la niña de ese lugar peligroso, llegó mi compañera, Noelia Giudice, quien por un costado logró agarrar a la pequeña, mientras trataba de distraer la atención de la mujer para que sea eficiente el trabajo. Así se logró resguardar a la menor, la pusimos a salvo dentro del nuestro auto y a la mujer se la trasladó a la comisaría de El Colmenar”.

«La nena no paraba de llorar»

«Son segundos donde no sabemos qué va a pasar; si vamos a hacer un bien o se va a tornar más difícil. Pero gracias a la preparación y las enseñanzas que tenemos en nuestra base, pudimos hacer una pantalla para salvar la vida de la niña. Es una situación dura y tensa porque la menor se encontraba llorando y la mujer en un estado muy crítico. Son segundos que nos toca pensar como efectivos si lo que hacemos va a estar bien o mal, pero siempre priorizando que es una vida que está en peligro y hay que salvarla”, resaltó el agente.

“Tenemos una profesión que muchas veces no es muy bien vista, pero tenemos muchas cosas que exige preparación. Esta fue una situación muy difícil, pero pudimos cumplir con nuestro objetivo: sentirnos que hacemos un bien a la comunidad”, concluyó Vázquez.

Noelia, su compañera, no ocultó su alegría de poder haber hecho un bien, aunque se siente un poco triste por la situación. «Fue una satisfacción muy grande para nosotros poder ayudar aunque sea con poquito a que esa nena esté bien. Como mujer me afectó muchísimo, duele ver que una madre sea capaz de hacerle daño a su hija”, dijo Giudice, de 40 años, quien es policía hace más de 14 años y es la primera vez que se enfrenta a una situación tan crítica y salva una vida.

En cuanto a la situación de la madre de la pequeña, desde la Fiscalía de Turno Especializada en Delitos de Violencia de Género, se dispuso que la mujer continúe aprehendida.

Fuente: La Gaceta