La pegada de Luis Agustín Pedraza, quedó grabada por siempre en las retinas de los hinchas que lo disfrutaron entre el Siglo XX y comienzos del XXI.

Un 29 de septiembre de 2002, Atlético Tucumán festejó sus 100 años de vida, el convite estaba preparado con bombos y platillos, pero aquel Ñuñorco, de Jorge Raul Salas le amargó la tarde.

El certero tiro libre del «Negro» Pedraza fue el primer baldazo de agua helada para los hinchas del decano, a los 13 del primer tiempo. Le pegó a lo Maradona, decía el puñado de hinchas que acompaño al equipo sensación del Argentino A. Luego la «Iguana» Marcelo Serrizuela empataría el partido, y más tarde, el «Flaco» Diego Ruiz sellaría la victoria para el equipo monterizo.

«Respeto la historia y el pasado de Atlético y San Martín. Pero en estos momentos Ñuñorco es el mejor equipo que tiene Tucumán«, había exclamado airoso, el técnico de Monteros, al terminar el partido.

¿Te acordás de aquel equipo?