Un día ante de la fecha límite en la que la empresa de transporte había anunciado en agosto que dejaría de ingresar a Concepción, el conflicto se vio resuelto entre las partes, con intervención de la Dirección de Transporte de la provincia.

Tres puntos fueron abordados y resueltos. La firma renunció a su decisión de dejar de ingresar a la ciudad y se comprometió a respetar el recorrido impuesto por la intendencia. Además se comprometió también a abonar la deuda que mantiene por multas impagas por levantar pasajeros fuera de las paradas y toque de andén en la terminal.

Luego de una reunión en el despacho del intendente Roberto Sánchez, que se concretó ayer, se arribó al compromiso de la empresa a cumplir lo indicado. Del encuentro participaron: funcionarios municipales, representantes de la empresa, el mandatario muncipal. También asistieron: Daniel Orell, titular de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) y Hernán Aldonate, director de la Dirección General de Transporte de la provincia.

“Con Exprebus finalmente arribamos a una solución sobre los temas que involucraban el conflicto y que amenazaba con perjudicar a muchos usuarios de ese transporte” anunció Sánchez. Y añadió: “la firma se comprometió a continuar ingresando a la ciudad y la terminal e hizo una propuesta de pago de la deuda que tiene con el municipio”.

La empresa había emitido un anuncio indicando que a parir del 10 de septiembre dejaría de ingresar a Concepción y circularía solamente por la vieja traza de la Ruta 38.