El Ministerio de Seguridad y la Jefatura de Policía dispusieron este viernes que se inicie una investigación sumaria de oficio ante la circulación de fotografías que muestran a un efectivo policial de la Comisaría de Alderetes con elementos secuestrados en un operativo de seguridad realizado en esa ciudad después de que balearan a una mujer en medio de un robo.

El Jefe de la Policía, Manuel Bernachi informó que se está documentando toda la información del procedimiento realizado para contar con todos los datos necesarios. “Se puso en conocimiento a la Justicia a los fines de transparentar el procedimiento realizado y se indagará en lo necesario. Cuando se esclarezca lo ocurrido, se adoptarán medidas administrativas y penales contra el personal involucrado”, explicó.

El Subsecretario de Seguridad, José Ardiles anunció que, al tomar conocimiento de este hecho, desde la cartera se avaló la decisión de la Jefatura de Policía. “Tras la investigación criminal correspondiente que lleve a cabo la Justicia, se abrirá una investigación administrativa para deslindar responsabilidades”, señaló.

Ardiles detalló que el objetivo de la investigación judicial será llevar a cabo toda la dinámica necesaria para conocer en detalle cuáles son los objetos que se secuestraron y la cantidad exacta de los mismos, para transparentar el procedimiento. Además, explicó que aproximadamente diez policías estuvieron involucrados en el operativo, por lo que fueron puestos a disposición de la Justicia para determinar objetivamente los resultados logrados.

Por otro lado, anunció que ya se adoptaron medidas que afectan al efectivo que aparece en las fotografías. “Por la actitud irresponsable del agente, se ha decidido que sea pasado a disponibilidad. Desde el Ministerio hay claras directivas de no tolerar la falta de compromiso y seriedad en hechos tan sensibles para nuestra sociedad”, enfatizó.