Un edificio de ocho pisos en construcción se derrumbó en la madrugada de este jueves en el partido bonaerense de Tres de Febrero sin causar víctimas, informaron fuentes municipales.

La caída del inmueble, que aplastó a una casa abandonada lindera, ocurrió alrededor de la 1.40 en colectora de General Paz y la calle Estocolmo, donde trabajaron cuadrillas municipales, de bomberos y tres brigadas de perros entrenados para el rescate de víctimas de desastres, que revisaron el lugar sin hallar a ninguna persona.

Según las fuentes, el edificio derrumbado era construido por la firma Creol SRL. y la última inspección de obra se llevó a cabo en mayo pasado.

Tras enterarse del hecho, el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, fue uno de los primeros en concurrir al lugar, poco después de las 2 de la mañana, y se puso al mando de las operaciones.

«Lo que nos sorprendió fue la caída de un edificio que estaba en la etapa final de su construcción. Rápidamente llamé a la fiscalía general y nos pusimos a trabajar sobre lo sucedido», dijo Valenzuela.

Y agregó: «Uno intuye que hubo un error de cálculo de ingeniería de los profesionales que trabajaron en el tema. Esto viene de la etapa de (Hugo) Curto. Era un edificio de 10 pisos, que nosotros lo bajamos a la normativa del barrio porque yo no apruebo edificios que no sean reglamentarios».

En tanto, el secretario de Seguridad de la comuna, Juan Manuel Lucioni, aseguró a la prensa que «después del derrumbe, se activó el sistema de emergencia municipal, lo que nos hace a nosotros poder desplegar a personal de Defensa Civil, Tránsito, bomberos y el sistema de seguridad».

«Pudimos iniciar las tareas de rescate con tres brigadas de perros especialmente entrenados. Eso terminó sin encontrar victimas bajo de los escombros», añadió.

El funcionario detalló que la obra estaba avanzada y que inicialmente los planos se habían aprobado por excepción para una construcción de 10 plantas, pero una vez que asumió Valenzuela en Tres de Febrero, «se adecuaron al reglamento».

«La obra fue inspeccionada diez veces para constatar su adecuación. Desde nuestro lugar sólo se puede controlar que la obra esté adecuada a los planos. Los cálculos técnicos corresponden a la empresa constructora», concluyó Lucioni.

Pasadas las 8, la fiscalía 5 y el juez interviniente del Departamento Judicial de San Martín dieron la autorización para remover los escombros, tarea que va a demandar varias horas.