Magdalena Leguizamón fue víctima de una mala praxis en el Nuevo Sanatorio Berazategui. Foto tomada Twitter.

La ubilada a la que le habían amputado la pierna equivocada en Berazategui murió este martes 6 de agosto en la Ciudad de Buenos Aires, donde había sido trasladada en las últimas horas luego de que se descompensara.

Magdalena Leguizamón sufrió un paro cardiorespiratorio en en el Sanatorio Güemes alrededor de las 22.30 y luego falleció. “Te voy a extrañar, te amo con todo mi corazón”, publicó en sus redes sociales la hermana de la víctima, confirmando la noticia.

La mujer tenía 67 años y sufría de diabetes. A fines de julio se le informó que tenían que amputarle su pierna derecha. Sin embargo, los médicos se equivocaron y le seccionaron el miembro izquierdo. El hecho tuvo lugar en el Nuevo Sanatorio Berazategui. “Estaba programada una cirugía desde hace semanas. Ya se le había amputado el primer dedo de su pie derecho. Esa cirugía se realizó normal y le sacaron la necrosis que había”, contó por esos días Mayra, una de las hijas de la víctima, quien relató que se decidió una nueva operación. Allí, se le amputaría la pierna derecha. Pero tras la intervención se dieron cuenta de lo peor.

“Cuando volvimos a la habitación, entro con mi esposo y ahí nos damos cuenta que el miembro que faltaba era el otro. Estaba claro desde un principio que (la pierna a amputar) era la derecha, en toda la historia clínica se estuvo hablando siempre que se iba a amputar esa pierna”, detalló la joven. “Cuando mi esposo advierte esto, digo ‘¡no puede ser!’ Levanto las sábanas y veo que el miembro que faltaba era el izquierdo. Salgo corriendo y toco el timbre del quirófano”, narró Mayra.

La polémica clínica de Berazategui sumó esta semana un total de 11 denuncias por mala praxis. Así lo confirmó la abogada Paola Stekloff, quien también adelantó que tiene una gran cantidad de documentación que complica al centro de salud. La letrada está a cargo del expediente de Dionisia Caballero, una mujer de 64 años que ingresó en mayo al sanatorio por una fractura de muñeca. Tras la operación, sufrió un paro cardíaco y quedó en estado vegetativo.

La paciente murió el 23 de junio por una infección generalizada. También representa a la familia de Teresa Angilletta, de 71 años, que murió después de una intervención quirúrgica del píloro. Sin embargo, en lugar de desobstruirle ese conducto que comunica el estómago con el duodeno, le quitaron la vesícula. En tanto, el médico que le amputó la pierna a Leguizamón quedó imputado por “lesiones culposas”. El hombre es un cirujano cardiovascular, de apellido Rico que, de acuerdo a los declarado por una de las hijas de la víctima, fue quien dirigió la operación en la que le amputaron la pierna equivocada a la mujer jubilada.

Fuente www.perfil.com