n peligroso narco brasileño, condenado a 73 años de prisión intentó fugarse disfrazado de su hija.

Según informó la secretaría de Administración Penitenciaria (Seap) del estado de Río de Janeiro, Clauvino da Silva, conocido como “Braixinho” (bajito), intentó escapar el sábado pasado usando una máscara de silicona, peluca, anteojos y ropa de mujer durante el día de la visita femenina.

A raíz de este episodio Da Silva, fue puesto en una celda solitaria de máxima seguridad del complejo penitenciario Bangú 1, donde permanecerá -inicialmente durante diez días- aislado del resto de los reclusos.

El narco aprovechó la visita de su hija de 19 años y de la complicidad aparente de una mujer embarazada para pasar por los rayos X el disfraz con el que intentó fugarse.

Los agentes penitenciarios se percataron del intento de fuga y abordaron al preso cuando se disponía a reclamar el documento de identificación dejado por su hija, quien aún estaba dentro de la cárcel y pretendía salir más tarde y alegar que su cédula fue extraviada o entregada a otra persona por el personal del control.

La joven, identificada como Ana Gabriele Leandro da Silva, fue detenida y deberá responder ante las autoridades por el delito de facilitar una fuga, que prevé una pena de reclusión entre seis meses y dos años.

La Seap investiga si otras visitantes o algún funcionario de la penitenciaria ayudaron en el frustrado intento de fuga.

En 2013, Da Silva y otros treinta presos huyeron de una de las cárceles del mismo complejo por el sistema de alcantarillado, pero un mes después volvió a ser detenido cuando la Policía intervino en una disputa territorial por el tráfico de drogas en la ciudad de Angra dos Reis, también en el estado de Río de Janeiro.

Fuente: Cadena 3