El artista cordobés, Juan Martín Medina reside en México hace varios años, sin embargo Argentina, lo llama cada tantos meses y vuelve. En la oportunidad vino a Tucumán a presentar su segundo disco “En el sendero”, ese mismo camino lo trajo a Monteros en el día de ayer.

Al enterarse que Jorge Luis Carabajal estaría actuando en la Feria de Artesanías, con quien ya había trabajado, no dudo en venir “Quería participar, cuando Jorge me comentó que venían a Monteros, le dije ‘A qué hora hay que estar'” cuenta entre carcajadas el músico consagrado en el extranjero y el país, quien formó parte de la banda de Julieta Venegas, Horacio Sairafi, y compartió escenario con Cuti y Roberto Carabajal, Chango Spasiuk, Peteco Carabajal entre otros.

En la 52º edición de la Fería de Artesanías deleitó a los espectadores con la ejecución de la flauta traversa en el escenario Manuel Aldonate, con Jorge Luis Carabajal.

Medina se predispuso a un mano a mano con MONTERIZOS para contar su basta experiencia, reflexionar sobre el campo musical en Argentina y anécdotas de sus giras por el mundo. El músico recorrió escenarios europeos, y de esas vivencias remarcó que el público del viejo continente tienen una predisposición plena cuando se trata de escuchar y conocer la música de América Latina, “el folclore como otros géneros les atrae. Hay constantes migraciones de músicos de aquí hacia Europa, por cuestiones políticas, económicas u otras razones, no olvidemos Mercedes Sosa fue una de las tantas exiliadas, como Atahulpa. Ellos a su vez fueron dejando un camino hecho de reconocimiento de los artistas de América en Europa”.

Medina mantiene un contacto fluido con Argentina, viaja constantemente, estuvo en el verano y ahora volvió, aunque sigue teniendo como residencia fija a México. En sus idas y vueltas siempre mantiene comunicación con otros artistas. Al ser consultado sobre el campo de la música folclórica reflexionó “Cuando vengo me muevo por todas partes, me gusta recorrer, porque es tan basto el abanico de artistas, interpretes, compositores que existen en Argentina en el rubro del folclore que no dejo de sorprenderme. Ahora: que no se los convoque en los festivales, es otra cosa. Pero existen y eso hace que la música folclórica sea muy rica”.

Además indicó que reconoce que hay dos rubros “la música comercial por un lado, que es lo que se ve en los festivales, pero en otro plano existen tantos compositores y músicos, más o menos festivaleros, sí se quiere, aquí mismo en Tucumán, en La Rioja, y así en cada provincia encontrás gente nueva que está haciendo cosas bellísimas, muy variadas y con un gran nivel de poesía”.

El artista cordobés recalcó que hay experiencias que se generan en Argentina, que no acontecen en otros lugares “Me vine a tocar con Jorge, por amor a lo que nos gusta hacer, estaba relativamente cerca y me mandé sin dudar, la música me trajo aquí. Los músicos hacemos esto, acompañarnos. Existe un colectivo consciente de la movida, con más o menos afinidad, más o menos amigos, pero nos apoyamos y esto no se ve en todos lados”.

Al respecto comentó una anécdota ocurrida con la artista Paola Bernal “Fuimos a verla, y tuvo un percance entonces se iba a demorar, pero como había un horario para ella, había que hacer algo para cubrir ese tiempo hasta que llegue y fueron tantos los músicos que asistieron a verla, que decidimos subir al escenario para darle un espectáculo al público, hasta que ella llegara, y se armó un recital con muchísimos artistas que fue grandioso”.

Medina tiene una gira programada por diferentes provincias como Córdoba, La Rioja, Santiago del Estero. En esta última volverá a tocar con Carabajal presentando el proyecto colectivo “La ira de Atahualpa” y que junto al periodista Mariano Sarabia “armamos un espectáculo sobre los caudillos federales que plantea la historia de lo que fue le movimientos de los caudillos desde 1820 hasta 1860, dando cuenta no de esa lucha entre interior y Buenos Aires, sino entre dos modelos de país, desde la génesis del estado argentino”.