Tucumán podría volver a quedar sin servicio de transporte público por 72 horas a partir del miércoles. Jorge Kiener, secretario de Interior de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA), explicó a La Gaceta que entre hoy y mañana se definirá la posible concreción de medidas de fuerza. 

“El último miércoles hubo una resolución del Ministerio de Trabajo de la Nación a través de la cual se homologaba el aumento salarial para todo el territorio del país. En ese momento hubo unas 10 seccionales que acordaron, a través de su cámara empresaria, hacer efectivo ese aumento. En este caso, Tucumán todavía no lo hizo, al igual que algunas otras provincias”, dijo el dirigente de UTA Central.

El conflicto nacional está relacionado a una recomposición salarial del 20% más una suma fija de $ 16.000 (en cuotas) que acordó UTA central con empresarios de algunos distritos, como Ciudad y Provincia de Buenos Aires, a los que luego se fueron agregando otras provincias. Las diferencias motivaron, la semana pasada, que hubiera una huelga de choferes de 48 horas que afectó a Tucumán.

Suba del boleto

En paralelo, la Asociación de Empresarios de Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), representada por Jorge Berretta, solicitó al Concejo Deliberante de la Capital una suba del boleto a $ 37,85 (hoy el pasaje urbano está a $ 19,30).

La comisión de Transporte, que preside Dante Loza, está a la espera de que la Intendencia conteste el pedido de estudio de costos, que será clave para definir el posible incremento. Sobre la base de ese documento, la comisión de Transporte deberá elaborar un dictamen que podría llegar al recinto en los próximos días.

En caso de que se avance con la revisión de la tarifa, el presidente del Concejo, Armando Cortalezzi, adelantó que la suma no alcanzará los $ 37,85 que reclaman los empresarios a los concejales. Esta situación implicaría por consiguiente un aumento en el precio del boleto del interior, que hoy se encuentra, por ejemplo de Monteros a San Miguel a $75.