Un ternero con tres ojos y dos hocicos despertó sorpresa en los habitantes de Nasaló, un pequeño pueblo ubicado entre Quimilí y Añatuya, en los alrededores de la Ruta Provincial 92, en Santiago del Estero.

Para mostrar las extrañas malformaciones, quienes estaban a cargo del ganado filmaron al animal recostado y recorrieron las llamativas características que llevan en la cabeza.

Según informó El Liberal, los lugareños indicaron que más allá de los tres ojos y los dos hocicos, el ternero tiene la misma fisonomía externa que cualquier otro.

Fuente: Crónica