Un sismo de 7,1 en la escala de Richter sacudió el sur de California, desatando una nueva preocupación sobre la inminencia del terremoto más fuerte de la historia, que tendría su epicentro en la falla de San Andrés.

Las autoridades no informaron de fallecidos o heridos graves, pero señalaron que hubo inmuebles colapsados, con grietas y otros incendiados por fugas de gas.

Equipos de emergencia y fuerzas de seguridad fueron desplegadas al epicentro de este terremoto, registrado a las 20.19 (hora de California), según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

El sismo, que aparentemente duró medio minuto, se sintió en Las Vegas e incluso en México.

Hasta el momento, no se reportaron fallecidos ni grandes daños, aunque sí se registraron algunos incendios.

El temblor se reportó a las 20:19 , según el Servicio Geológico de Estados Unidos, a 17 km de la pequeña ciudad de Ridgecrest, 240 km al noreste de Los Ángeles, donde también se sintió el movimiento, constaron periodistas de la AFP.