El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, afirmó que la empresa transportadora de energía eléctrica Transener fue “un claro responsable primario” del apagón masivo que afectó a la Argentina el 16 de junio y declaró que hubo luego un “cúmulo” de fallas de parte de los generadores y las distribuidoras que terminaron en el “colapso” del sistema.

Ante la comisión de Energía del Senado, que preside el senador de Neuquén Guillermo Pereyra, el funcionario adelantó que el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) tendrá establecido en 45 días un informe de situación final, y que recién allí establecerá las penalidades que les corresponden a los responsables del apagón.

Senadores de la oposición, entre los que no se encontraba ningún miembro de la bancada kirchnerista, pidieron que el ENRE concurra a la comisión a brindar una exposición y reprocharon la tardanza en el reestablecimiento de la energía en una jornada en que se celebraba el Día del Padre y en el que había elecciones en varias provincias.

El momento del colapso

Estaban viniendo 1.780 megavatios de Yacyretá, un nivel bajo porque había poca agua en la hidroeléctrica ubicada sobre el río Paraná desde el 30 de mayo; 1.000 megavatios de Garabí (importado desde Brasil); y 900 megavatios desde Salto Grande.

En el momento de la falla iban 1.000 megas hacia Resistencia; 820 hacia el sur; 490 a Santa Fe y el restante 1.650 megas estaban yendo a esta parte de la línea en la que había un by pass para llegar al Gran Buenos Aires.

Tras afirmaciones de ex secretarios de Energía que opinaron después de la falla masiva, el funcionario dijo que “es falso que la línea de Colonia Elía-Belgrano haya estado sobrecargada, dado que nunca operó por sobre sus parámetros de seguridad. Se estaba un 18% por debajo de la capacidad máxima de la línea”.

La demanda era 13.200 megavatios en el momento de la falla masiva, un 30 por ciento menos que el promedio de un día hábil.

A las 7:06:24 del domingo 16 de junio se produjo un cortocircuito en la línea entre Colonia Elía y Belgrano: esto es casi habitual dado que hay 60 cortocircuitos al año, casi una vez por semana.

Lopetegui explicó que tendría que haber funcionado instantáneamente la Desconexión Automática de Generación (DAG), porque al producirse el cortocircuito salió del sistema toda la demanda que venía el sur, dado que la línea ya no estaba transmitiendo.

Entonces, para compensar la ausencia de esa demanda la DAG tendría que haber enviado una señal al norte (a Yacyretá, Salto Grande y Garabí) para que bajen parcialmente la generación de electricidad en unos 1.200 megavatios, pero esa señal no existió.

¿Por qué no existió? Porque cuando Transener construyó el by pass y cambió la arquitectura de la red tendría que haber reprogramado los parámetros de la DAG, porque esta seguía pensando que tenía dos líneas cuando en realidad una estaba afuera de sistema.

“Y por una omisión operativa, por un error operativo, de la empresa Transener porque no se ciñó al protocolo establecido de reprogramar la DAG cuando cambió la arquitectura de la red, esa DAG no se disparó”, denunció Lopetegui.

Y finalizó: “Esto fue reconocido por la empresa. No hay ninguna duda que evaluaron, por los motivos que sea, que no hacía falta reprogramar la DAG y sí hacía falta. Tendrían que haber reprogramado la DAG y no lo hicieron”. (Telam)