Durante un poco más de medio año, los monterizos tuvieron que soportar la contaminación visual con pasacalles, anuncios y otros tipos de propagandas políticas.

Monteros, a pesar de tener una reglamentación que habilita a colocar pasacalles 20 días antes del evento, en este caso una elección. Ningún candidato cumplió la medida que está vigente desde antes del 2015.

Desde la mañana de hoy, cuadrillas de obreros, de la Municipalidad de Monteros, se encuentran bajando los pasacalles y también limpiando las calles, ya que en la zona de la Plaza Bernabé Áraoz, como así también en los lugares donde funcionaron las distintas sedes, estaban abarrotadas de votos.

Los que se alegrarán, serán los ciudadanos, que ya no tendrán que soportar la avalancha de propagandas políticas, en la ciudad y todo el territorio provincial.

Para la próximas campañas, los ciudadanos tendrán que exigir el cumplimientos de las ordenanzas vigentes.