Dos jóvenes salteños fueron detenidos por hombres de Gendarmería por transportar por lo menos 10 kilos de marihuana. El procedimiento se desarrolló en un control de rutina que se había montado en Trancas, al norte de la provincia. Ahora se investiga si los arrestados tienen algún tipo de vínculo político y judicial en la vecina provincia.

Los sospechosos fueron obligados a detenerse por los gendarmes para controlar el VW Bora en el que se desplazaban con destino a Tucumán. Al revisar el vehículo, los uniformados descubrieron que en la guantera tenían ocultos dos panes de esa droga. Además se dieron con que tenían bajo la alfombra del conductor otros ocho ladrillos de la misma sustancia.

El hallazgo fue sorpresivo, ya que no es común que se secuestre marihuana que procede del norte del país y, mucho menos, en esa cantidad.

Los pesquisas confirmaron que los detenidos son oriundos de El Quebrachal, localidad que está ubicada en el chaco salteño, es decir, muy cerca del Litoral, región por la que ingresa la mayor cantidad de esa sustancia al país.

Los investigadores, al cierre de esta edición, realizaban averiguaciones para confirmar o descartar la versión de que los detenidos podrían ser parientes de un senador salteño y de un fiscal de la Justicia ordinaria de esa provincia. Un equipo de gendarmes estaba constatando los datos que los detenidos aportaron ayer, cuando declararon ante el magistrado.

Fuentes coincidieron en señalar que uno de los acusados habría argumentado que él era el único responsable del traslado de la droga. “Eso también se debe investigar, porque es común en este tipo de casos que uno se haga cargo de todo porque el otro está más comprometido judicialmente”, explicó una fuente.

Movimiento atípico

El juez federal Fernando Poviña, que prefirió no realizar declaraciones sobre el estado del expediente, sí consideró que es una causa poco común. “Hay que seguir investigando porque es atípico que se secuestre esa droga en un recorrido de norte a sur, cuando en realidad es al revés, viene del sur y se va hacia el norte”, destacó el magistrado.

En principio, según fuentes de Gendarmería, la droga tenía como destino Tucumán. Al parecer, los imputados la traían para entregársela a un mayorista que luego abastecería a varios “quioscos” de venta de estupefacientes.

Fuente: La Gaceta