Agarran sus bicicletas y recorren la ciudad en busca de animales abandonados, lo rescatan y luego lo dan en adopción con el compromiso de que sean castrados.

Agustina Amenguala y su novio, Gonzalo Correa, son los rescatista de la ONG “Callejeritos Felices“, que desde hace tiempo realiza diversas actividades para proteger y cuidar las mascostas.

Agustina, que tiene 18 años y Gonzalo (20), se encargar de rescatar a los animales y luego sacan turno en el Centro Provincial de Salud Animal, que funciona en el barrio Villa Nuevo, para que los esterilicen.

En algunos casos son animales, que ya tienen dueños, lo buscan en sus hogares, lo llevan y luego lo devuelven. En otros casos, recogen perros callejeros y se toman su tiempo para cuidarlos y llevarlo a castrar.

Es normal ver a la pareja, en la Plaza Bernabé Aráoz, Parque 28 de Agosto y en otros sectores de la ciudad, con perros y gatos, ofrenciendolos en adopción. Eso si, los que llevan, deben tener total responsabilidad con las mascotas, es una condición obligatoria.

Mercedes Dabul del Programa Tucumán Mascota, afirma que “la decisión de castrar un animal tiene beneficios en su salud y además contribuye a que cada vez haya menos animales sin hogar, deambulando por la calle”.

En el CEPSA de la Villa Nueva, se otorgan turnos para las castraciones. Las personas deben ir a sacar su turno y esperar el turno (pueden ser mayor a dos semana de solicitado), ya que hay muchas castraciones diarias. Sin embargo, para vacunacion el turno, es en el acto, o al menos la espera es de un día.