La carrera profesional de Ronaldo Nazário concluyó en 2011, luego de desparramar goles y talento por más de 18 años en Brasil, Holanda, España e Italia. A partir de ahí, su vida viró hacia los negocios: fundó y presidió la agencia de publicidad “9ine”, se especializó dos años en Londres en el mundo de la empresa del deporte y el entretenimiento, es accionista de la multinacional “Octagon” -marketing deportivo y gestión de imagen- y el año pasado compró en 28 millones de euros el 51% del Valladolid, que este año mantuvo la categoría en la Liga de España.

Así, el exfutbolista brasilero le otorgó una entrevista al reconocido periódico británico Financial Times para hablar de sus negocios, pero también recordó su etapa como jugador y dejó una fuerte polémica acerca de su sobrepeso. Primero, contó que convive con la medicación para combatir el hipotiroidismo, condición que ralentiza su metabolismo. Y luego apuntó contra el poco apoyo que tuvo cuando sufría sobrepeso mientras era profesional.

Veo a muchos activistas y muchas manifestaciones por muchas cosas. Si eres negro, si eres gay… ¿pero llaman gordo a Ronaldo? Nunca escuché que alguien me defendiera cuando me decían gordo”, contó, dejando una sonrisa y cerrando con un contundente: “No me importa”.