Imagen ilustrativa

La Comunidad Cannábica Tucumán abre sus convocatorias en materia de Ayuda Humanitaria en Concepción. La reunión será hoy a las 20:00 horas en España 1430, al frente de la plaza principal, Bartolomé Mitre.

El objetivo es conformar un grupo proactivo, con alta capacidad de servicios y compromiso “y al mismo tiempo que sea sensibles a la situación en el que el mundo de hoy se vive” explicó a MONTERIZOS, Daniela Armendía impulsora de la propuesta.

“Las personas seleccionadas entrarán a formar parte de equipos de trabajo y de servicios. También tendrán la oportunidad de compartir con personas de diferentes disciplinas. La intención es ayudar a las familias, tanto en salud como en el día a día, trabajar contención, apoyo escolar, entre tantos. La convocatoria es abierta no necesariamente necesitas un título profesional. Tal vez alguien sepa bailar, sea maestra particular o sepa dictar talleres de artesanía, todo suma”.

Requisitos: Ser mayor de 18 años y “tener muchas ganas de ayudar” sostiene Daniela, quien lucha día a día junto a su pequeño hijo, que tiene el Síndrome Landau Kleffner, para brindarle los recursos necesario en su salud, para mantener su calidad de vida.

Por mayor información escribir a: comunidadcannabicatucuman@gmail.co

Vivir con calidad de vida al margen de la ley

Según la Ley 27350, sólo está autorizado el uso del cannabis medicinal para casos de esquizofrenia refractaria para lo cual un médico neurólogo debería recetar al paciente que realmente lo necesite. Ese pedido debe ser aprobado por la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, alimentos y tecnología médica) y se ordena la importación, generalmente de Estados Unidos.

La ley no permite el autocultivo ni la comercialización de cannabis en Argentina, por lo cual, si un paciente precisa del mismo, debe esperar un mes hasta que llegue el producto solicitado al exterior.

A pesar de ello, la situación de muchas familias tucumanas con algún familiar que requiere por su estado de salud, del aceite, comenzaron a producir.

“Somos un gran grupo de mamás pero generalmente soy yo la que lo hace al aceite. Hay muchas que todavía no se animan pero por más que se que está prohibido, lo hago porque es necesario. Mejora la salud de las personas” explicó a La Gaceta, Mónica Rodríguez, quien se dedica a cultivar este tipo de hierbas con el fin de mejorar la salud de su hijo Juan Cruz de 12 años, con Autismo.