¿Es ético que una compañía tecnológica venda su producto al ejército, para usarse en situaciones de guerra, sin haber informado a los ingenieros que han creado el producto de que podría usarse para fines militares? Microsoft está envuelta en una polémica con sus trabajadores y quizá por eso el Ejército Norteamericano ha querido mostrar cómo va a usar las gafas HoloLens de Microsoft en combate, en un vídeo que ha publicado la CNBC. Aunque no creemos que haga cambiar de opinión a los empleados que se han quejado.

Los militares las usarán tanto en entrenamientos, como en combate real. Precisamente la armada americana publicó hace unos meses este vídeo en donde muestra cómo se usan las gafas de realidad aumentada HoloLens en situaciones reales de combate.

Este fin de semana, la CNBC publicó otro vídeo en donde muestra el aspecto final de las gafas de realidad aumentada, una versión modificada de las HoloLens que se llama Integrated Visual Augmentation System (IVAS).

En el vídeo se puede ver cómo la armada norteamericana usará IVAS en los entrenamientos, pero también en combate real. El visor de realidad aumentada añade marcadores e iconos de ayuda. Básicamente, es como un Call of Duty real. En el visor se muestra el mapa de la zona, la posición de los compañeros, una brújula, etc. También ofrece visión nocturna.

Hace unas semanas, un grupo de trabajadores de Microsoft, que se ha agrupado con el nombre de MS Workers 4 Good (Trabajadores de Microsoft por el Bien), enviaron una carta a Satya Nadella, firmada por más de 250 empleados, en la que le piden que Microsoft rompa el contrato con el ejército y la compañía se ajuste a las regulación de un comité ético independiente.

Estos trabajadores argumentan que nadie les dijo que trabajarían para crear armas que se utilizarán en situaciones de guerra: “Estamos alarmados porque Microsoft vaya a proporcionar tecnología armamentística al Ejército de los Estados Unidos, ayudando a un gobierno de un país a ser más mortífero utilizando las herramientas que nosotros hemos creado”, indica la carta. “No firmamos nuestros contratos para desarrollar armas, y demandamos que nos informen sobre cómo usan nuestro trabajo“.

El representante del ejército americano Ryan McCarthy afirma que las HoloLens les ayudarán a salvar vidas, tanto civiles como militares, porque ayudan a cometer menos errores y ser más precisos.

Según McCarthy, miles de soldados las utilizarán en 2023, y serán una herramienta común en 2028.

Pero no creemos que este argumento haga cambiar de opinión a los trabajadores de Microsoft, porque lo que ellos critican es que cuando firmaron su contrato, nadie les especificó que iban a crear productos que se iban a usar con fines militares: “Muchos ingenieros contribuyeron a HoloLens antes de que este contrato (con los militares) existiera, creyendo que se usaría para ayudar a los arquitectos e ingenieros a construir viviendas y coches, que enseñaría a la gente cómo realizar una operación quirúrgica, o cómo tocar el piano“, afirma la carta.

El CEO de Microsoft, Satya Nadella, ha defendido el contrato: “no vamos a cancelar un contrato con instituciones que hemos elegido en democracias que protegen las libertades que disfrutamos“.

Una polémica que aún está lejos de terminar…

Fuente: CNBC