La justicia de Entre Ríos condenó al sacerdote Marcelino Moya sacerdote a 17 años de prisión tras hallarlo culpable por el delito de corrupción agravada de menores y abuso sexual simple agravado.

Los fiscales y la querella habían solicitado ante los jueces María Evangelina Bruzzo, Fabián López Moras y Melisa Ríos, 22 años de cárcel efectiva y prisión preventiva por peligro de fuga.

El cura, que solo presenció la primera de las dos audiencias en que declararon las víctimas, pero no se presentó este viernes, aseguró durante los alegatos que era “inocente” y que los hechos por los que se lo acusó ya habían prescrito.

Los jueces darán a conocer los fundamentos de la sentencia el próximo lunes 15 de abril a las 8.30 horas.Con la apertura de la causa a finales de junio de 2015, la Iglesia apartó de su función a Moya y le abrió una investigación eclesiástica que aún sigue sin resolución.