Por medio de una labor articulada y multidisciplinaria, profesionales del Sistema Provincial de Salud realizaron en un año más de 120 intervenciones mini invasivas por técnica rendez-vous, destacándose de esta forma en el continente.

Lino CamperoCarlos FaeddaJorge Lazarte y Alberto Navarro desarrolla su tarea en los principales establecimientos de la salud de la provincia: hospitales Padilla, Centro de Salud y Avellaneda. En este sentido, se destacan los avances que la inserción del rendez-vous introdujo al sistema sanitario considerando que la incidencia de litiasis vesiculares y coledocianas (formación de cálculos) es elevada y se observa a diario con diversos grados de complejidad tanto por consulta ambulatoria como por guardia.

El procedimiento por rendez-vous ofrece variados beneficios: su duración total es de alrededor de 40 minutos, implica una única anestesia y un solo tiempo quirúrgico, reduce riesgos, dolor y cicatrices para el paciente y permite su alta en un periodo máximo de 24 horas. Generalmente en una semana, el paciente ya puede estar reinserto en sus actividades cotidianas.

“Esto es posible gracias a la constante capacitación profesional y a la inversión de recursos que el Sistema Provincial de Salud hace en tecnología, lo cual es fundamental para llevar adelante este tipo de intervenciones. En poco más de un año ya superamos a nivel provincial las 120 cirugías, lo cual convierte a nuestros equipos en los de mayor casuística en Sudamérica”, explicó Campero, gastroenterólogo endoscopista del hospital Padilla y Centro de Salud, especialista en endoscopía de vía biliar.

El especialista, comentó al respecto que el pasado miércoles se llevó a cabo un procedimiento de complejidad en un paciente de 40 años que presentaba múltiples cálculos a nivel del colédoco (conducto a través del cual la bilis producida en el hígado o almacenada en la vesícula es conducida al duodeno, favoreciendo la digestión y absorción de las grasas).

“Realizamos una cirugía mini invasiva. Durante el procedimiento el doctor Faedda es el encargado de extraer la vesícula y de mandar una vía por la que luego entramos al tracto biliar. Con mucha más facilidad que antes, solucionamos dos problemas de una vez: los cálculos en la vesícula y los de la vía biliar”, explicó.