Un delincuente fue despedido con el ritual del funeral tumbero en Villa Zabaleta, en la capital de la República Argentina.

Se trata de Yoel, cuyos familiares y amigos celebraron el velorio a los tiros en la villa conocida como 21-24 de Barracas.

El episodio fue registrado por uno de los asistentes a la ceremonia y difundido en las redes sociales.

“Ninguno se acerque a lo que es la cancha de vóley porque están despidiendo al muerto que tuvimos en la guardia pasada. Están efectuando disparos de armas de fuego al aire. No pidan desplazamiento”, alertó a sus compañeros un agente de Gendarmería.