Llevaba 25 semanas de embarazo. Tanto ella como su mamá habían pedido que se le aplicara la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), contemplada en el código penal y reafirmada por el fallo “FAL” de 2012.

El caso en Tucumán fue detectado el 31 de enero en el centro de atención primaria de la salud de la localidad de 7 de Abril.

A través de un comunicado desde el Ministerio de Salud informó anoche que el SIPROSA ordenó al personal a cargo del Hospital del Este que “se continúen los procedimientos necesarios en procura de salvar las dos vidas”. Con esta medida, y más de tres semanas de haber detectado el embarazo se negó el derecho de la menor a la Interrupción Legal del mismo.

El cuerpo estaba en condiciones de continuar con el embarazo forzado

El Sistema Provincial de Salud (Siprosa), dependiente del secretario de Salud, Gustavo Vigliocco fue quien “obstaculizó” -según denunciaron organismos de derechos humanos, de la mujer y de la niñez- la interrupción del embarazo. 

Vigliocco había señalado que la niña estaba en condiciones de continuar con el embarazo forzado, a pesar de que la pequeña ya había manifestado su deseo de abortar. “Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo”, fue lo que dijo en Cámara Gesell, según destaca el expediente.

La solicitud pasó por los Tribunales. Fuentes judiciales habían adelantado que se llevaría adelante la ILE, ratificado por la jueza Valeria Judith Brand.

El Caso

El embarazo fue detectado el 31 de enero en el centro de atención primaria de la salud de la localidad de 7 de Abril. La niña había acudido al establecimiento por un dolor de panza. Ante la constatación del estado de gravidez, la paciente admitió que había sido abusada por la pareja de su abuela, que por estos hechos enfrenta una causa penal en la Fiscalía a cargo de María del Carmen Reuter.

La niña no vivía con su madre, puesto que el concubino de esta había abusado de sus dos hermanas mayores (fuentes judiciales informaron que el autor de esos delitos fue condenado y está preso). El 25 de febrero, la víctima y su progenitora peticionaron la interrupción legal del embarazo, expresado semanas antes. Sin embargo, por el tiempo trascurrido se ejerció una cesárea.

Fuente: La Gaceta