El ministro de Gobierno y Justicia de Tucumán, Regino Amado, anunció que el Poder Ejecutivo provincial completará este mes el aumento de los sueldos estatales correspondiente a 2018. El incremento será retroactivo a diciembre, alcanzará el 0,4% y empatará la inflación del año pasado, que de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Indec) trepó al 47,8% en el Noroeste Argentino. “El objetivo es cumplir exactamente con el total del compromiso y no deberle nada a la gente”, explicó Amado.

Acordada en las paritarias de 2018, la cláusula gatillo o de revisión sirve para ajustar los salarios estatales a los aumentos de precios. El gobernador Juan Manzur firmó el 5 de este mes el decreto 239/3, que cumple con la cláusula al corregir el 4/3, que había rubricado el 7 de enero Fernando Juri, a cargo del Ejecutivo “La variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del NOA (47,8%) supera el ajuste del 47,4% concedido mediante el decreto 4/3”, verifica el nuevo instrumento. Además, el decreto especifica que esa actualización deberá pagarse en retroactivo (diciembre y enero) e incorporarse de ahora en adelante a la escala salarial vigente.

A principios de 2018 el Gobierno había acordado un aumento del 17%, ya que el Banco Central (BCRA) estimaba que el IPC aumentaría 15%. Sin embargo, por los sucesivos cambios en la proyección de la inflación, el Ejecutivo revisó los haberes en septiembre, cuando otorgó una suba del 15,87%; y en enero, cuando los incrementó otro 14,53%. Las tres revisiones sumaron 47,4%. “A esas dos subas nosotros las estimamos para poder cumplir y pagar lo antes posible. Por eso no dan exacto con respecto al Indec y nos queda un ajuste del 0,4%”, justificó el ministro de Gobierno y Justicia.

El Ministerio de Economía estimó que ese 0,4% representa para la Provincia alrededor de $ 14 millones. “La cláusula gatillo era todo un desafío. Fue una decisión muy importante del gobernador porque tenía muchos riesgos por lo que se veía venir con el tema de la inflación. Si la inflación era del 90%, ¿cómo hacíamos para pagar?”, se preguntó Amado.

La situación hoy

“El 0,4% de aumento para la gente no va a ser mucho, pero así empezaremos las paritarias de este año sin el inconveniente con el que van a arrancar la Nación, la Capital y la Provincia de Buenos Aires, que otorgaron un 15% de aumento menos que nosotros”, manifestó Amado. Estas declaraciones suceden a la primera reunión entre el Gobierno y el Frente Gremial Docente en el marco de las paritarias de los maestros, que marcarán el pulso de las demás.

El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA proyecta un inflación del 29% para este año. “Veremos qué tanto nos podemos acerca a la inflación que estima el Banco Central y cómo vamos a pagar. Todavía no estamos hablando de presupuesto”, contó el ministro.

Si bien en el primer encuentro los representantes de los maestros exigieron que el aumento de salarios se actualice según la inflación, Amado entonces hizo hincapié en que la cláusula gatillo es un tema que el Gobierno analiza.

“Los docentes pretenden que sea una negociación similar a la del año pasado. Cuando ellos dicen similar, seguramente quieren decir que quieren la cláusula gatillo. Nosotros decimos que vamos a analizar esa posibilidad. Será el gobernador oportunamente el que decida”, anticipó.

Antecedentes

A principios de 2018 el Gobierno también cumplió con la cláusula gatillo. El acuerdo salarial de 2017 contemplaba un ajuste si la variación del IPC superaba el 23%. Como el Indec estimó que la inflación acumulada en 2017 alcanzó el 24,8%, el 11 de enero de 2018, Amado anunció un aumento del 1,8%.

Ahora, el Gobierno mira con cautela la evolución de las finanzas públicas en el año electoral. “Sobre el gobernador pesa la responsabilidad de dar algo que no sabemos hasta dónde puede llegar”, expresó Amado.

Fuente: La Gaceta