Un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts, MIT por su nombre en inglés “Massachusetts Institute of Technology”, desarrolló un robot que juega al jenga y que promete ser imbatible. Cuenta con un sensor de fuerza, una pinza y una cámara. De ese modo ve y percibe la torre. Luego procesa esos estímulos visuales y sensoriales y decide qué pieza mover.

A diferencia de otros sistemas de inteligencia artificial, que se basan en una gran base de datos, este robot analiza el juego en función de leyes físicas y a partir de esto toma las decisiones de movimiento. Este robot es un caso de éxito del uso de la inteligencia artificial en el plano físico.

A su vez, antes de sacar una pieza, compara la información que percibe de su entorno con los movimientos realizados anteriormente. Aprende en tiempo real y va mejorando su performance minuto a minuto. Lo cual lo hace imbatible.