Mañana se reunirán por primera vez el Gobierno provincial y el Frente Gremial Docente. Los ministros de Gobierno y Justicia, Regino Amado; de Economía, Eduardo Garvich, y de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, negociarán las paritarias de los maestros para todo 2019. La Provincia pretende que las clases comiencen el 6 de marzo, como estipula el calendario escolar, pero el inicio del año lectivo dependerá de que el aumento salarial conforme a las partes. Los trabajadores buscan empatar la inflación y cubrirse con una cláusula gatillo.

El secretario general de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP), David Toledo, confirmó la convocatoria del Poder Ejecutivo para el viernes a las 18. “Pedimos la actualización de nuestro salario para que no se deteriore por causa de la inflación. Y también pedimos que el porcentaje de aumento sea eventualmente revisado si la inflación fuera superior a la prevista”, anunció Toledo. El titular de ATEP prometió ofrecer la mejor predisposición y buena voluntad, pero anticipó que el acuerdo estará sujeto a la posibilidad de revisión. “La cláusula gatillo es absolutamente necesaria debido a la inestabilidad del plan económico del Gobierno nacional”, argumentó.

ntretanto, fuentes del Ministerio de Economía provincial evitaron hablar de un porcentaje y alegaron que quieren escuchar la propuesta del Frente Gremial antes de hacer cálculos. “Con los docentes estos tres años tuvimos buen diálogo, hemos sido razonables. Estamos seguros de que llegaremos a un acuerdo que permita que las clases empiecen normalmente y se cumplan los 180 días de clases”, manifestaron.

Por su parte, Amado comentó que espera una inflación de entre el 23% y el 27,5%, de acuerdo con las estimaciones del Banco Central, y anticipó que la premisa del Gobierno es otorgar el máximo aumento posible dentro de las posibilidades económicas de la Provincia. “Cuando vayan avanzando las conversaciones con los docentes, vamos a llamar a los no docentes para unificar las paritarias y que todos puedan tener el incremento lo antes posible”, agregó.

Docentes privados

Bernardo Beltrán, secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Particulares de Tucumán (Sadop), manifestó su preocupación por la pérdida de poder adquisitivo del personal que trabaja en la enseñanza privada. “Hace unos días presentamos en el Ministerio de Educación una serie de reivindicaciones y un pedido de reunión, pero todavía no tenemos novedades”, informó.

A diferencia de ATEP, desde Sadopt sí comunicaron el porcentaje de incremento salarial que esperan. “Debe ser equivalente a la expectativa inflacionaria para el año en curso, que hoy es del 30%, más la cláusula gatillo que garantice su actualización”, exigió. Los docentes particulares también reclaman su incorporación al régimen de licencias por violencias laboral y de género, y la extensión de la licencia por maternidad de 120 a 180 días.

Amado prometió que atendería a Sadopt. “Creo que el acuerdo de salarios con ATEP beneficia a ese sindicato porque ponemos la vara justa al equilibrarla con la inflación y el sector privado no se puede quedar atrás”, mantuvo el ministro.

Fuente: La Gaceta