Caracas se ha despertado en medio de una batalla campal. Anoche se produjeron disturbios en la zona de Catia, muy cerca del Palacio de Miraflores, que dejaron como saldo cuatro muertos.

Las víctimas serían jóvenes que se encontraban protestando en contra del régimen de Nicolás Maduro y que fueron reprimidos por las fuerzas del orden, a las que se le sumaron colectivos chavistas y agrupaciones paramilitares.

Una de las víctimas fue identificada como Alixón Pizani, de 16 años, muerto de un balazo mientras protestaba con un grupo de jóvenes.

“¡Lo que quiero es que se vaya Nicolás!”, fue una de las consignas que podían escucharse anoche entre las multitudes que se movilizaron por la ciudad.

Luego de la medianoche, en el estado de Bolívar, la policía confirmó otras tres víctimas aunque no trascendieron sus identidades.

En la ciudad de Sán Félix, prendieron fuego a una estatua de Hugo Chávez, quien eligió al actual presidente como su sucesor.

Más movilizaciones

En este contexto, se llega al 23 de enero, fecha histórica para Venezuela porque conmemoran la caída de la dictadura de Pérez Jiménez, en 1958. La oposición ha llamado a continuar con las manifestaciones y mantener la tensión con el “usurpador” Nicolás Maduro.

Juan Gaidó, líder de la oposición y presidente de la Asamblea Nacional, escribió hoy en Twitter: “Hoy tenemos una cita histórica con nuestra patria. Civiles, políticos y militares. A toda la Fuerza Armada Nacional nuestro llamado es muy claro, desde este Parlamento te estrechamos las manos y te pedimos que te coloques del lado de la Constitución y del pueblo, tu pueblo”.

Fuente: Cadena 3