Un problema de larga data padecen los habitantes de la Comuna de El Mollar durante todo el año y se hace más visible en el verano, epoca en que reciben a los visitante que pasan sus vacaciones en ese hermoso rincón tucumano.

“Los peces tienen agua para consumo y nosotros no.” Esta es una de las quejas que relata María Silvia Díaz, una tucumana que hace 33 años veranea en El Mollar y que desde que su familia construyó su casa en la villa, nunca pudo tomar agua corriente”, consignó el sitio El Tucumano.

Díaz afirma que desde hace 30 años que busca agua en el criadero de truchas del lugar. ¿Cómo puede ser que no haya agua potable para consumo, para lavarse los dientes?”, se quejó.

Tras varias denuncia de los vecinos, Jorge Cruz, reconoció que el agua de El Mollar no es potable y expresó que la única solución para que el pueblo tenga más agua es que Dios multiplique las vertientes, detalla en la nota el mismo portal. “Dicen que hay un Dios. Bueno, si Dios abre más vertientes sería la solución”, expresó Cruz a la prensa.

“El Mollar no tiene muchos recursos, el problema es que no hay caudal”, agregó el delegado, que afirmó que están intentando encontrar una solución al problema de falta de agua: “Al problema lo estamos tratando de solucionar. Si lo logramos, el agua va ser para solo riego y para uso de los baños. Frente a la plaza  habilitamos un pozo para que la gente recoja agua, y otro en la zona del CAPS, que es potable para el consumo humano”.

Por ultimo sobre el líquido con barro que sale de los caños, Cruz señaló que esta es agua del río. “El agua con barro es por el río. Estamos intentando filtrarla pero no es apta para tomar”, finalizó. 

Largas filas para obtener agua potable en El Mollar. Fotos de El Tucumano