Renato Barrera tiene 13 años, es chileno y -casi sin quererlo- se convirtió en uno de los 2 protagonistas del primer video viral del 2019. El otro protagonista es (o era) Chimuelo; su cata, su mascota y su “hermano”.  Durante los primeros días del año, el niño -acongojado- filmó dos videos que registraron uno de los momentos más tristes en la vida de cualquier persona: la muerte de una mascota

En el primer video -que se suponía que fuera el único- se lo ve haciendo un pozo en el jardín de su casa para darle sagrada sepultura al cuerpito de Chimuelo (a quien muestra en cámara y entre sus manos segundos antes de empezar a cavar). En la medida en que va ampliando el pozo, Renato improvisa una especie de canto litúrgico (mezclado con el Ave María) para despedir a su compañero y que descanse en paz

Pero el final del entierro no fue el esperado. Es que ni bien el niño posó el cadáver de Chimuelo, su perra Cleo -también presente en la ceremonia- abalanzó su hocico hacia el hoyo y tomó a la cata entre sus fauces. En los segundos finales del video (captado por el hermano de Renato y que dura 1′ 36″) se observa al adolescente forcejear con el can para que suelte el cuerpo de Chimuelo.

Esto motivó el segundo video (32 segundos) donde Renato sostiene los restos rescatados de su compañero y logra culminar el rito “luego de algunos inconvenientes”, como él mismo aclara.

Fuente: Los Andes