De la Rúa, de 81 años, se encuentra en grave estado, luego de que le colocaran tres stents apenas ingresó al Hospital Universitario Austral del partido bonaerense de Pilar, donde fue internado el fin de semana debido a un cuadro de bronquitis que agravó sus problemas cardíacos.

“Su estado es delicado”, consignó a Télam en la noche del miércoles un allegado a la familia. Trascendió además que está con respirador artificial.

Durante este miércoles lo acompañaron en el hospital su esposa, Inés Pertiné, y sus hijos Antonio y Fernando, quienes viajaron de urgencia desde el exterior.Además, estuvieron otros familiares y allegados.

En 2018, el ex presidente había sufrido dos infartos, uno en octubre y otro en mayo. Sin embargo, los problemas cardíacos para De la Rúa habían empezado en 2001, cuando todavía era jefe de Estado. En ese momento lo sometieron a una angioplastia para desobstruir la arteria coronaria derecha.

Otro antecedentes similares se produjeron en 2010 y 2014, cuando debió ser intervenido, al tiempo que en enero de 2016 pasó por el quirófano pero en esa oportunidad fue por un problema en la vejiga.

De la Rúa asumió como presidente el 10 de diciembre de 1999 y renunció el 21 de diciembre de 2001 en medio de una grave crisis social, económica y política que vivió el país.