000692
Foto ilustrativa -Clarín

El 1 de septiembre fue un desfile de funcionarios en Olivos. El primer mandatario nacional se reunión con varios de su gabinete en la mañana, y a lo largo del día fueron llegando otros.

El motivo, según detalla diario Clarín, es la reestructuración  de todo el gabinete. Macri no quiere deshacerse de los funcionarios, para ello bajará de categoría a ministerios, que serán absorbidos como secretarías por otras carteras. El objetivo es  estabilizar el dólar y para el gobierno neoliberal la única solución es reducir el déficit. Necesita mostrar al FMI gestos más fuertes de austeridad.

Fuentes gubernamentales confirmaron a Clarín que los ministerios de Ciencia y Tecnología, Cultura, Energía, Agroindustria, Salud, Turismo, Ambiente, Trabajo y Modernización se convertirán en secretarías de otras carteras.

El sistema Federal de Medios perdería su rango ministerial. Ciencia y Tecnología pasará a Educación. Lo mismo podría ocurrir con Cultura. Salud será absorbido por Desarrollo Social; Energía, por Transporte; Ambiente, al igual que Modernización, por Jefatura de Gabinete; Trabajo, por Producción. Agroindustria pasaría a Hacienda. Turismo podría quedar bajo el mando de Producción.

No todos aceptarán los cambios. El titular de Agroindustria, Luis Etchevehere, no resistiría la degradación de su cargo por el que renunció a la Rural y al bono de 500 mil pesos y mucho menos el restablecimiento de las retenciones. Lo mismo ocurrirá con el único ministro que Macri y Cristina Kirchner compartieron: el de Ciencia, Lino Barañao. Otros, como Adolfo Rubinstein, quedarían golpeados.

Por últim, los vicejefes Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, hombres de Marcos Peña, no supervisarán más la gestión de los ministerios.  No se descartan más cambios.