000634
Foto: Ministerio de Educación de Tucumán

Ayer Jade Sofía Zevi, de 42 años se hizo cargo de un grupo de 25 estudiantes, a los cuales enseñará Tecnología e Informática. Así Tucumán inicia su puesta en práctica de políticas inclusivas en materia de género.

Conforme a las medidas de cambio impulsadas por el Gobierno de Tucumán y el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, el Centro Educativo Básico Adultos (CEBA) N° 75, que funciona en las instalaciones de la Escuela Silvano Bores,  incorporó a la primera mujer trans como docente del ciclo básico de dicha institución, y es la primera en el sistema educativo de la provincia. De esta manera, Jade Sofía Zevi estará a cargo de 25 alumnas y alumnos, impartiendo clases de Tecnología e Informática.

“Somos conscientes de la realidad de este colectivo, atravesado por un contexto de persecución, exclusión y marginación, con dificultades para el acceso a la igualdad de oportunidades. En Tucumán y desde el ámbito del Ministerio de Educación, trabajamos para que los derechos se conviertan en oportunidades” sostuvo el titular de la cartera educativa en relación a las políticas de respeto por la diversidad e inclusión.

Por su parte, Jade hizo pública a través de su cuenta de facebook un mensaje que invita a la reflexión a la sociedad tucumana:

“Estamos viviendo una época en la historia de la humanidad y en especial en nuestra provincia, donde la agenda de los Derechos Humanos debe tener un común denominador: La inclusión social”, explicó la docente en la misiva donde además puso énfasis en el “hombre como ser social por naturaleza».

“La inclusión laboral que ha iniciado el Ministerio de Educación de Tucumán con las personas de género disidente, viene a dar un ejemplo de que como sociedad y como individuos, podemos iniciar cambios de actitud que no nieguen nuestra necesidad básica de seres humanos, de ser en sociedad, de restaurar los lazos cortados que le niegan a una persona su sobrevivencia”, señaló.

Avances y deudas pendientes de Tucumán

El primer paso en políticas efectivas de inclusión se dio con la apertura del Primer Centro Educativo Trans de Puertas Abiertas (CETRANS) del país, un espacio que otorga posibilidades de finalizar la primaria, secundaria o formar parte de la Educación No Formal. “Seguimos en ese camino, apostando a que la escuela y los ámbitos educativos sean un ámbito de convivencia plural y de unidad en la diversidad”, agregó Lichtmajer.

El CETrans se enmarca en una propuesta sociocultural que busca albergar no solo a la población trans, sino también a todos aquellos miembros que hayan sido excluidos del sistema educativo por diferentes razones, como las mamás solteras o los chicos que no pudieron continuar con sus estudios porque tuvieron que salir a trabajar.

Una de las deudas que siguen estando pendientes en la provincia es el proyecto de cupo laboral trans. La Legislatura lo rechazó en 2017 y no volvió a ser tratado.

El año pasado el proyecto de ley había obtenido un dictamen favorable de la Comisión de Legislación Social y la Comisión de Derechos Humanos, a partir de dos proyectos propuestos. Uno de ellos, el de la legisladora Nancy Bulacio (Crece-PJ), planteaba el cupo más alto (2%) para personas trans en la administración pública. El otro, el del legislador José Canelada (Unión Cívica Radical, UCR), un 1%. El dictamen estableció el 1%.

Pero los legisladores, cuando llegó el día de tratarlo -en agosto de 2017, pocos días después del travesticidio de Ayelén Gómez, asesinada en Tucumán- lo objetaron sin argumentos y enviaron a comisión. Las organizaciones denunciaron lobbys políticos y eclesiásticos que impiden su tratamiento.

Tafí Viejo

La ordenanza se aprobó en diciembre de 2016 y fue la primera de la provincia de Tucumán. Estipula la incorporación en planta permanente y transitoria en contratos y la incorporación de personas Trans, en un porcentaje del 1% se informa en el sitio Presentes.

Además, una vez que ingresa una persona a trabajar por el cupo, según lo establece la ordenanza, cuenta 5 años para que ese cupo se renueve automáticamente.