wp-0000860154Antes de que existiese Instagram o incluso Facebook esta web gozaba de una gran popularidad entre los adolescentes. 

Antes de Facebook, los sentimientos adolescentes quedaban reflejados en Fotolog. Antes de Instagram, el deseo de compartir imágenes de nuestra vida tenía su lugar de privilegio en Fotolog. En esa vieja red social de fotografía se almacenaban los recuerdos de muchos adolescentes que hoy rondan los treinta o cuarenta años.

Fotolog nació en 2002 y para cuando se descontinuó el servicio, en 2016, contaba con más de 33 millones de usuarios. Ahora todos ellos podrán volver a ingresar a la plataforma y tener un pequeño viaje virtual en el tiempo.

“La gran mayoría de redes sociales están llenas de innumerable contenido y sofisticados algoritmos, usados con la intención de crear una adicción digital en sus usuarios que les permite recolectar grandes cantidades de datos y maximizar los beneficios publicitarios. Es por esto por lo que empezamos Fotolog, para crear una red social diferente. Una BUENA, que no manipule nuestra mente, que abogue por una forma de usar las redes sociales sana y con significado”, escribieron los creadores de la web en su página oficial.

Con una estética que lo asemeja al viejo Instagram, Fotolog vuelve con la característica que la hizo única: sólo va a permitir publicar una foto por día. Es muy difícil predecir hasta qué punto tendrá éxito esta apuesta.

Para los que quieran probar el nuevo Fotolog se puede descargar ya para Android y usar desde cualquier navegador web. Pero aún habrá que esperar un poco más para que esté disponible en iPhone. Y para los que se pregunten si podrán acceder con su contraseña la respuesta es sí. Al menos si recordamos el correo con el que nos dimos de alta y este sigue existiendo.

Una de las paradojas de este anuncio es que a pesar de querer competir con Facebook, el registro bien puede hacerse a través de una cuenta de la red social. Pero es evidente que esto es indispensable para que el nuevo proyecto logre usuarios rápidamente. Permaneceremos atentos para ver si estamos ante un resurgir digno de una red social mítica o ante una mala secuela.