wp-0000860079
La Guardia Urbana de Monteros fue creada a finales del mes de septiembre de 2017. Foto de Archivo.

Un menor que ya tiene antecedentes y reside en el Barrio Modelo atacó con un pico de botella al agente Miguel Ortiz de la Guardia Urbana Municipal.

El episodio se origino alrededor de las 4 de la madrugada en el acceso de calle Laprida de la Escuela de Comercio, lugar donde se realizaba la cena de gala por el cumpleaños numero 75 de dicho establecimiento.

“La fiesta ya estaba terminando, yo me voy con un compañero al sector del acceso para acompañar a los asistentes a la cena, y ahí aparece un menor en aparente estado de ebriedad que quería pasar, le dijimos que no y él se fue tranquilo”, dijo Ortiz a MONTERIZOS.

“Casi al mismo momento estaba saliendo un grupo de profesores, y este menor detuvo la marcha y comenzó a observar al grupo, yo junto a un compañero vamos caminado hacia el sector donde estaba parado este menor porque estaba en actitud sospechosa y nos comenzó a insultar y nos amenazaba que tenía un arma entre sus ropas, nosotros le dijimos que se vaya porque íbamos a llamar al móvil policial y ahí sacó algo y me tiró, yo lo que hice fue esquivar y me apuntaba a la cabeza siempre”, relata con crudeza y continúa, “Yo seguía esquivando pero me pegó una le cabeza, me di vuelta, me pegó en la espalda y luego en el cuello, a todo esto lo reduzco, lo llevo al suelo y en ese momento me empieza a brotar (sic) sangre por el cuerpo y pedí ayuda a mis compañeros, porque con una mano lo sostenía él para que no me siguiera pegando con la botella cortada, y me amenazaba con que me iba a matar, gracias a Dios llegaron rápido mis compañeros y pudieron dar fin a la situación”, contó el agente.

El Agente de la Guardia Urbana cuenta que de inmediato llegó el móvil policial, lo esposaron al menor y lo subieron a él para llevarlo al Hospital. “En el camino me seguía amenazando y agregaba que como el era menor de edad, no le podían hacer nada, que el ya había estado encerrado y salia rápido por ser menor”.

El menor que vive en el Barrio Modelo, fue trasladado a la Comisaria de Monteros, desde ahí llamaron a su madre y además pusieron en conocimiento a la Fiscalía II del Centro Judicial Monteros de lo sucedido.

Desde la justicia ordenaron varias medidas, entre ellas las pericias de lugar, y los exámenes de alcoholemia y toxicológico al acusado.

Horas más tardes, se informó que el menor había dado positivo el test de alcoholemia y de sustancias.

Desde el mismo centro judicial, se notificó que ni se adopten medidas privativas contra el agresor y que sea entregado a sus padres.